Alzas de la energía

Redacción: Zonacero

“Los gobiernos van por un lado y las necesidades del pueblo por otro”, dice el refrán popular que cobra especial vigencia en momentos en que la Región Caribe espera del Ministerio de Minas y Energía una pronta reducción de las tarifas eléctricas que, históricamente de manera descontrolada, crecen mes a mes afectando el bolsillo de todos los usuarios residenciales, comerciales e industriales.

Las soluciones parciales anunciadas por la ministra Irene Vélez Torres, quien dijo que a partir de noviembre los usuarios de la Costa “verán su recibo de la luz más barato”, no apaciguan los reclamos.

Luego de estudiar las tres nuevas resoluciones de la cuestionada y criticada Comisión de Energía y Gas, Creg, para ajustar el esquema tarifario regional, los expertos en temas eléctricos Carlos Diago y César Uparela explicaron en Emisora Atlántico que esas decisiones “no representarán un cambio importante para pensar en una rebaja sustancial” de las facturaciones.

En medio de los reclamos por el aumento de la luz se conoció que los nocivos efectos económicos para los usuarios fueron advertidos en octubre de 2021 por el alcalde Jaime Pumarejo a la entonces Superintendente de Servicios Públicos, Natasha Avendaño, hoy comisionada de la Creg en virtud de la puerta giratoria que abrió el presidente Iván Duque para dejar empleados a varios de sus funcionarios del sector eléctrico.

Durante una reunión en Barranquilla sobre el impacto de la nueva regulación de la Creg, Avendaño dijo que no podía hacer nada sobre las alzas que hace un año atrás le advirtieron iban a llegar; y manifestó que lo que hacía la Comisión de Energía y Gas gozaba de legalidad, reveló el jefe de la oficina de Servicios Públicos, Juan Carlos Gómez. Hoy, meses después, tan absurdas resultaron esas medidas que la Costa está crucificada por el incremento de la energía.

Un análisis de la Oficina de Servicios Públicos de la Alcaldía de Barranquilla, conocido por Emisora Atlántico y Zona Cero.com, ratifica los desmesurados aumentos: entre junio de 2021 y agosto de 2022 el cobro de tres ítems por kilovatio/hora afectó, de manera sobresaliente, la facturación de este servicio: por la generación cobraron 33.42% más, por las pérdidas 333.7% y por las restricciones -uso de térmicas para la generación eléctrica- 379.5% más.

Como si fuera poco, el valor de la comercialización aumentó 28.6% y la distribución 21.6%. De lejos, todos estos porcentajes fueron -y siguen siendo- mayores a los de la inflación, que en agosto llegó al 10.8%.

Al respecto, Pumarejo insiste en que la escalada alcista de la energía debe ser frenada sin dilaciones, en especial el cobro generalizado de las pérdidas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.