autoridad ambiental

Redacción: El heraldo

La  decisión del Área Metropolitana de Barranquilla (AMB) de asumir las competencias de autoridad ambiental en cinco territorios ha generado voces a favor y en contra entre los congresistas del Atlántico. 

César Lorduy, representante a la Cámara por el Atlántico, expuso que dicha determinación es apegada a la ley de distritos y de áreas metropolitanas.

“La AMB puede tener las competencias ambientales en los municipios que la conforman, incluyendo al Distrito de Barranquilla, que deberá dejar de asumir esas competencias”, expresó el congresista de Cambio Radical.

A su turno, Martha Villalba resaltó que es jurídicamente viable que la AMB asuma como autoridad ambiental.  Además, indicó que no existirá duplicidad de entidades debido a que las competencias están “claramente” delimitadas por la ley.

“Todas las autoridades ambientales deben concertar para que planificadamente desarrollen acciones en los territorios donde ejercen autoridad”, expuso la congresista del Partido de La U.

Asimismo, indicó que la Gobernación ha jugado “un gran papel” para jalonar recursos del Gobierno Nacional para apoyar la gestión de las autoridades ambientales en programas de canalización de arroyos y alcantarillado en diferentes municipios.

Por su parte, la representante Karina Rojano Palacio hizo un llamado para que se revise la conveniencia de la decisión para la gestión ambiental integral del departamento.

“No podemos tomar decisiones apresuradas que afecten los proyectos de inversión formulados para el mejoramiento de la calidad de vida de nuestras comunidades y el desarrollo sostenible del Atlántico”, sostuvo la integrante del partido Cambio Radical.

Mientras que José Amar Sepúlveda destacó que la entrega de funciones ambientales a la AMB es resultado de un “gran acuerdo” entre las autoridades de los cinco territorios que la conforman. 

“Los alcaldes del área metropolitana vieron la necesidad de crear una nueva unidad ambiental y es una decisión muy respetable”, expuso el representante de Cambio Radical.

Además, el congresista sostuvo que “debemos buscar la figura para subsanar los faltantes que tendrá la CRA y atender las necesidades de los municipios que no pertenecen al área metropolitana”.

Cuestionamiento

El senador José David Name criticó fuertemente la iniciativa de la AMB, debido a su cáracter excluyente y el “inminente desamparo financiero” al que serán sometidos los otros 18 municipios del Atlántico.

“Es una preocupante situación que no solo pone en riesgo un importante número de proyectos y programas ambientales concertados de manera participativa con las comunidades de todos los municipios del Atlántico”, expuso el congresista del Partido de La U.

Name indicó que fraccionar y limitar geográficamente la gestión ambiental es “un sin sentido que solo aumentaría la desigualdad e inequidad reinante en los municipios con menores ingresos”, por lo que hizo un llamado a los alcaldes para reconsiderar la propuesta y evitar “un fraccionamiento ambiental”.

“Bancos han empezado a cerrar puertas a CRA por inseguridad financiera”

Alberto Borelly, representante del presidente de la República ante el Consejo Directivo de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA), expresó su preocupación por la “insólita pretensión” del AMB de convertirse en autoridad ambiental. A través de una misiva dirigida a la gobernadora Elsa Noguera, expuso que la creación de una nueva autoridad ambiental la privaría de sus funciones y lesiona “en forma grave” el plan de acción para el periodo 2020-2023.  Por esa razón, pidió a la mandataria departamental que  se pronuncie sobre el futuro de la CRA como autoridad ambiental del departamento. 

Según lo expuesto por Borelly, la afectación se encuentra relacionada en la disminución “en forma ostensible de la fuente de recursos presupuestados para llevar a buen término dicho plan” a causa de una “mezquina y política” pretensión, que afectará a los otros 18 municipios del Atlántico. 

El representante del presidente Duque fue enfático al sostener que en dichos sectores del departamento se encuentran “los principales ecosistemas estratégicos” y de esta forma se vulnera el derecho a un ambiente sano, constituido en los artículos 79 y 80 de la Constitución. 

Además, indicó que la decisión de la AMB afecta las finanzas de la CRA en más del 75%, de acuerdo con el análisis financiero presentado recientemente en el Consejo Directivo. Esta situación, agregó, conlleva a la desfinanciación del plan de acción que fue aprobado en mayo de este año.

Resaltó que dicho documento proyecta inversiones ambientales por más de $190 mil millones, así como imposibilita el cumplimiento de los compromisos adquiridos sobre vigencias futuras hasta el 2035, que ascienden a más de $700 mil millones. 

Para Borelly, el hecho más alarmante está relacionado con “la desprotección” que se causaría en todo el ecosistema del Atlántico debido a que no habrá recursos para el saneamiento de los cuerpos de agua, los programas de educación ambiental y las acciones de conservación de la flora y fauna, entre otros.

“Es un asunto de suma importancia para el departamento, que ha generado polémica e incertidumbre para todos los sectores, incluyendo hasta bancarios, que ya han empezado a cerrar sus puertas a la ejecución de proyectos con ocasión a la inseguridad financiera en que se encuentra la CRA”, puntualizó.

El área de expansión urbanística

Asumir las competencias como autoridad ambiental se constituye en el “punto de partida” para que desde el Área Metropolitana de Barranquilla se impulsen planes a futuro para mejorar la calidad de vida.

Uno de ellos corresponde a la expansión urbanística del territorio metropolitano en una extensión de 16.000 hectáreas, que se encuentran en la Avenida Circunvalar y la Circunvalar de la Prosperidad.

La Junta Directiva de la AMB indicó que este espacio será objeto de un nuevo modelo de desarrollo, de acuerdo con la visión del Plan Estratégico Metropolitano de Ordenamiento Territorial (Pemot) y el Plan Integral de Desarrollo Metropolitano (PIDM).

Estas herramientas buscan constituir un área metropolitana ordenada, incluyente, sostenible, productiva e innovadora. De esta forma se promoverá la equidad en la gestión de los recursos destinados para la sostenibilidad ambiental.

La AMB también expuso que como autoridad ambiental se proyecta como un ente articulador de políticas, planes y programas desde la perspectiva ambiental, para la consolidación de ciudades y municipios compactos, equitativos y prósperos que contribuyen a la calidad de vida de sus habitantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.