Hugo Aguilar

Redacción: Zonacero

El condenado exgobernador de Santander Hugo Aguilar Naranjo se mostró arrepentido y pidió perdón a la sociedad y a su familia por haber establecido vínculos con el paramilitarismo 

«Después de servirle a Colombia cometí uno de los peores errores de mi vida que no me deja vivir en paz, el cual fue permitir que las Autodefensas de Colombia apoyarán mi proyecto político, dejándome llevar por las malas prácticas y la avaricia de poder. Reconozco que varias personas que no votaron por mí fueron sacadas del departamento».

Estas palabras Hugo Aguilar las entregó a la Comisión de la Verdad que documentó toda la relación política-paramilitarismo, y que esa entidad publicó en Bucaramanga.

Aguilar reveló detalles desconocidos sobre cómo los grupos de Autodefensas permearon la política, la economía y la sociedad en ese departamento.

En uno de esos casos recordó que acompañó al exsenador Luis Alberto Gil Castillo hasta la sede de los paramilitares en el Magdalena Medio, para evitar que matarán a este.

“Gil era visto como un aliado de la guerrilla por ser un desmovilizado del M-19. Llegamos al corregimiento de San Rafael de Lebrija donde estaba el comandante del Bloque Central Bolívar, alias ‘Camilo Morantes’”.

El exgobernador dijo también que el general Tobías Durán Quintanilla, quien era comandante de la Policía en Bucaramanga, le había advertido que existía un plan de los paramilitares para atentar contra las directivas del partido Convergencia Ciudadana.

Agregó que a esa reunión con los paramilitares, fuera de Luis Alberto Gil Castillo, también asistieron Jairo Céspedes (gerente de Solsalud), Nelson Franco y otras personas.

«Llegamos a una cafetería y apareció ‘Camilo Morantes’, parecía un ‘Rambo’ con armas y escoltas», manifestó Aguilar.

Al finalizar la reunión Luis Alberto Gil le aseguró que le perdonaron la vida, pero al tiempo contrajo una serie de compromisos con los paramilitares.

“Ahora tenemos que arreglar el puesto de salud, ayudar en una feria y suministrarle todos los medicamentos al Bloque Central Bolívar”.

“En ese momento nace la relación entre Convergencia Ciudadana con los paramilitares, y la mía con el partido», reconoció Hugo Aguilar.

Otro dato revelador que entregó el también exoficial de la Policía, es que entre 1998 y 2005 todos los políticos de Santander debían pedirle permiso a los paramilitares para hacer proselitismo en la región. “El que lo niegue está diciendo mentiras, yo lo hice siempre a través de los líderes, por esa razón y error estoy preso».

También señaló que en el municipio de Encino los paramilitares convocaron a una reunión con varios políticos, «yo llegué hasta La Cantera, después me devolví, pero veía pasar carros con dirigentes políticos».

Aguilar Naranjo manifestó que ganaderos y palmicultores «debían pagarles a las Autodefensas. Otra fuente de ingreso de los paramilitares era el tubo de Ecopetrol».

Recordó el coronel (r) de la Policía que días antes del asesinato del sacerdote Pauselino Camargo en Cúcuta, trató de intervenir ante las Autodefensas para que no cometieran el crimen.

«El diputado Nelson Franco me buscó para llegar a un acercamiento con las Autodefensas porque querían matar al padre Pauselino. El sargento Moreno buscó un contacto de Carlos Castaño y alias ‘Don Berna’, viajamos hasta Córdoba, pero ellos me afirmaron que no tenían injerencia en Norte de Santander, me devolví, le comente a Nelson y para desgracia asesinaron días después al sacerdote»

Finalmente el exgobernador Hugo Aguilar, tras pedir perdón, ofreció resarcir el daño causado con la entrega de una finca, extensas plantaciones de caña de azúcar, dos trapiches, terrenos para la construcción de vivienda, ganado, cultivos de maracuyá, lulo y un proyecto turístico en la Cueva de Los Murciélagos, ante la JEP.

También le pidió perdón a su esposa Mónica Maria Barrera y familia por sus actuaciones.

Un comentario en «Un error que no me deja vivir en paz, mi alianza con los paramilitares: Hugo Aguilar»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.