Centro Democrático

Redacción: El Espectador


Esta semana, el expresidente y exsenador Álvaro Uribe, en el programa La Bodeguita, aseguró que no volverá a presentarse a las elecciones al Congreso, como ya algunas personas lo estaban sugiriendo. “Tengo unas deudas con mi familia, especialmente con mi señora. No es el momento indicado para llegar al Senado”, dio como razón, además de mencionar su proceso judicial por supuesto fraude procesal y soborno.

Desde que renunció a su curul en el Senado, el 18 de agosto de 2020, la gran pregunta que ronda en los mentideros políticos es quién va a reemplazar a Uribe para jalonar la lista del Centro Democrático en las próximas elecciones. Y esa duda tiene más eco ahora que descartó por completo su ausencia de la contienda electoral.

El peso político y electoral de él es innegable. En 2002 y en 2006 ganó las elecciones presidenciales en primera vuelta, un hito que marcó la diferencia con otros exmandatarios. Asimismo, con su venia y respaldo, fue decisivo para que Juan Manuel Santos llegara a la Presidencia en 2010. Sin embargo, el caudal electoral y de arrastrar a otros lo demostró cuando puso su nombre en la lista cerrada al Senado del recién creado Centro Democrático en 2014. Para ese año, el partido logró 20 curules en la corporación. Un resultado que le permitió a personas sin carrera política, como Iván Duque, llegar al Congreso.

En 2018 tampoco fue la excepción, incluso pasados dos años del plebiscito en el que también se impuso el uribismo. En las pasadas elecciones parlamentarias, con una lista abierta, Uribe fue el senador más votado del Congreso y de su partido con más de 870.000 votos, el 60% de los votos que sacó el Centro Democrático para el Senado. Solo por comparar, la siguiente persona en votos de la colectividad fue Paola Holguín que obtuvo 58.860 apoyos en las urnas. Ni la décima parte del total de votos a Uribe.

¿Quién será dentro del Centro Democrático el que reemplace la figura de caudal electoral de Uribe? A principios de este año, se conoció que el expresidente le ofreció a Miguel Uribe Turbay, excandidato a la Alcaldía de Bogotá, encabezar la lista y convertirse en la figura con el reto de movilizar votos. Sin embargo, Uribe Turbay nunca se ha presentado a elecciones a Congreso y en la contienda por la Alcaldía quedó de último, de cuatro aspirantes, con 426.982 votos, un resultado muy cercano a Hollman Morris que obtuvo 440.591.

Este resultado para una circunscripción de Cámara por Bogotá es seductor, pero que a nivel nacional deja dudas, además porque Uribe Turbay no ha ejercido cargos con incidencia en todo el país. A su favor pesa ser el nieto de Julio César Turbay Ayala, recordado por el Estatuto de Seguridad y ser una de las personas de impulsar la carrera política de Uribe Vélez.

Aunque la conversación entre el expresidente y el excandidato fue en enero, la situación, a hoy, pudo haber cambiado, pues no hay luces por parte del Centro Democrático sobre sus listas al Congreso y tiene hasta el próximo 13 de diciembre para dar a conocer su composición y nombres.

Otras figuras que podrían ser llamadas a reemplazar a Uribe están en la contienda interna por el aval a la Presidencia. Se trata de Óscar Iván Zuluaga, que ha construido una carrera política consolidada como concejal y alcalde de Pensilvania (Caldas), senador de la República, ministro de Hacienda y candidato presidencial.

Así mismo, senadoras como María Fernanda Cabal y Paloma Valencia, con gran renombre dentro del partido y que pueden apalancar más votos que los conseguidos en 2018, están en la contienda interna como precandidatas a la Presidencia y hasta que no haya resultado del mecanismo de elección del o la candidata única, que se anunciará el próximo 22 de noviembre, no se sabe quién será la persona con el gran reto de reemplazar al expresidente Uribe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.