muerte de Ebrahim Raisi

Redacción: La Fm

La repentina muerte del presidente iraní, Ebrahim Raisi, en un accidente de helicóptero, en el que también perdió la vida el ministro de Exteriores, Amir Abdollahian, ha obligado a las autoridades iraníes a actuar rápidamente para garantizar la estabilidad del país y preparar el terreno para nuevas elecciones presidenciales.

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei,  nombró al actual vicepresidente, Mohammed Mokhber, como presidente interino. «Según el artículo 131 de la Constitución, el señor Mokhber está en la posición de dirigir el poder ejecutivo y está obligado a acordar con los jefes de los poderes legislativo y judicial, la elección de un nuevo presidente en un plazo máximo de cincuenta días«, anunció Jamenei en un comunicado recogido por la agencia estatal IRNA.

Nacido en 1955 en la provincia suroccidental de Juzestán, Mokhber es un político de línea dura y uno de los más cercanos colaboradores de Jamenei. Entró en el gobierno con la victoria de Raisi en las presidenciales de 2021 y ha sido una figura de confianza, ocupando el cargo de más alto rango entre los doce vicepresidentes del país.

Su proximidad con el presidente fallecido y el apoyo de Jamenei se han evidenciado en sus viajes a Moscú para acordar el suministro de misiles tierra-tierra y drones al ejército ruso en la guerra de Ucrania, acompañando por altos funcionarios de la Guardia Revolucionaria de Irán y del Consejo Supremo de Seguridad Nacional.

Aunque aún no ha hecho un anuncio oficial, los medios locales especulan que Mokhber podría postularse como candidato en las próximas elecciones presidenciales. Esta posibilidad se plantea en un contexto de gran incertidumbre, ya que Raisi era visto como el principal candidato a suceder al ayatolá Jamenei, un cargo vitalicio. Ante el vacío dejado por Raisi, algunos analistas sugieren que el hijo del líder supremo podría asumir el cargo en el futuro.

Mohammed Mokhber inició su carrera en el sector financiero, trabajando para el banco Sina, una entidad privada centrada en inversiones. Asumió varios cargos en el sector hasta llegar a dirigir Setad, un importante fondo de inversión vinculado al líder supremo. Este ente fue fundado por el propio líder de la Revolución Islámica, Ruhollah Jomeini, para gestionar propiedades, invertir y generar intereses en diferentes sectores. Bajo su mando, Mokhber desarrolló Barkat, una vacuna contra el coronavirus que no logró éxito suficiente para ser implementada en la población ni comercializada en el extranjero.

En el año 2010, la Unión Europea incluyó a Mokhber en una lista de personas y entidades sancionadas por participar en «actividades nucleares o de misiles balísticos«, aunque retiraron la imposición dos años más tarde. Mokhber es el segundo presidente iraní consecutivo sobre el que pesan sanciones estadounidenses, ya que el Departamento del Tesoro de EEUU le impuso sanciones poco antes de asumir su cargo de vicepresidente en 2021 por «corrupción y mala gestión sistémica» de Irán.

En señal de duelo por la muerte de Ebrahim Raisi, el líder supremo declaró cinco días de luto nacional. Además, el ayatolá Jamenei ha nombrado a un ministro de Exteriores interino, tras la muerte de Amir Abdollahian. El viceministro de Exteriores y negociador nuclear Ali Bagheri Kani asumió el cargo diplomático hasta que se celebren elecciones presidenciales.

Kani es conocido por su postura crítica con el acuerdo nuclear firmado en 2015 por la administración del expresidente moderado Hasan Rohani. Tras el fracaso del pacto, Raisi lo nombró jefe negociador en 2021 para intentar salvar el acuerdo, aunque hasta ahora sin éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *