La presidenta es Laura Sarabia

Redacción: La Fm

Este domingo 21 de abril, las calles de Bogotá y otras ciudades colombianas fueron testigos de una movilización sin precedentes, donde trabajadores de la salud, respaldados por la oposición, levantaron sus voces en un coro unificado de protesta. La razón detrás de esta manifestación masiva radica en el profundo rechazo hacia las políticas gubernamentales que han sacudido el sector de la salud, exacerbadas por el reciente hundimiento de la reforma presentada al Congreso.

La convocatoria inicial, bajo el nombre de ‘Marcha de las batas blancas’, fue impulsada por la Asociación Colombiana de Cirugía, una entidad representativa de la comunidad médica del país. Sin embargo, el eco de descontento resonó más allá de las fronteras de esta especialidad, atrayendo la participación de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas (ACSC), la cual aglutina a 69 organizaciones de médicos especialistas, así como a otros sectores que se sienten agraviados por las políticas adoptadas por el presidente Gustavo Petro.

La protesta, marcada por una atmósfera de determinación y solidaridad, buscaba llamar la atención sobre una serie de preocupaciones urgentes. Entre ellas se encontraba la falta de recursos y de condiciones adecuadas para el ejercicio de la medicina en el país, la ausencia de medidas efectivas para enfrentar la crisis sanitaria en curso y la percepción generalizada de una desconexión entre el Gobierno y las necesidades reales de los trabajadores de la salud y de la población en general.

Por su parte, Diego Santos, consultor y promotor de la marcha del 21 de abril indicó en La FM de RCN Radio que: “Esto fue sorprendente por los ríos de gente que salieron en varias ciudades del país a pesar de la lluvia. Creemos que más de un millón de personas salieron a marchar”.

De igual manera, el líder añadió que «la presidenta de Colombia es Laura Sarabia, Petro es una persona sin personalidad, con infulas de autócrata, es un majadero que publica una bestialidad tras otra. Estamos lidiando con un mandatario que está loco», indicó. 

«Hay que seguir marchando, hay que plantear la idea de que lleguemos a un paro nacional, hay que continuar dialogando. Ante un gobierno que no escucha se debería contemplar un paro cívico nacional, es una decisión que deben tomar los empresarios», explicó. 

Asimismo, indicó que: «Estoy muerto del susto de que Petro no entregue el poder en el 2026, La situación es muy peligrosa ese presidente día a día hace algo para meternos más miedo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *