salida diplomática a guerra en Ucrania

Redacción: Zonacero

Líderes políticos progresistas de varios países, como el colombiano Gustavo Petro, el argentino Alberto Fernández, o la española Ione Belarra, firmaron una «Declaración por la Paz en Ucrania», coincidiendo con el próximo primer aniversario del ataque de las tropas rusas, en la que abogan por una salida diplomática a la guerra.

La declaración, que también firman el francés Jean-Luc Mélenchon o el británico Jeremy Corbyn, lamenta que a un año de la invasión rusa la escalada bélica «sigue sin freno y el conflicto tiene visos de cronificarse y seguir acentuando las crisis globales».

Consideran los firmantes que a la emergencia climática y el impacto de la pandemia se suma una guerra que ha disparado los precios de la energía y los alimentos, dificultando su acceso y aumentando la pobreza y desigualdad entre países.

«La guerra está reforzando la política de bloques y fomentando el rearme y la militarización, con el aumento del gasto militar de los Estados y los ingentes beneficios de la industria armamentística», alerta la declaración.

Además, denuncia que este escenario ha permitido a EE.UU. «revivir el viejo papel de la OTAN» e impulsar sus exportaciones de gas y petróleo extraídos «mediante técnicas insostenibles como el fracking».

Consideran que es necesario articular una respuesta conjunta de ayuda humanitaria y reconstrucción justa de Ucrania, que no profundice las relaciones de dependencia y la política de bloques.

Por ello, apoyan las «iniciativas independientes» de búsqueda de justicia y rendición de cuentas «frente a todos los crímenes de guerra cometidos en el marco de la guerra de Ucrania» y que se aborde el delito de agresión en el seno de los mecanismos internacionales con respaldo de la ONU, como la Corte Penal Internacional y otros «tribunales híbridos» que se constituyan con este objetivo.

Destacan además que ante la crisis climática y energética, es necesario acabar con la dependencia de las energías fósiles, acelerando una transición verde que haga efectiva la sostenibilidad de la vida en el planeta, la autonomía de los países y la «soberanía de los pueblos sobre nuestros recursos».

«También necesitamos políticas globales que redistribuyan la riqueza y los recursos, con políticas fiscales justas que permitan reforzar los sistemas de protección frente a las crisis», añaden.

Asimismo, abogan por reforzar los mecanismos de diálogo y resolución pacífica de los conflictos, las políticas de construcción de paz, y trabajar por un modelo de convivencia pacífica que incentive el desarme, la desmilitarización y la prohibición de armas nucleares.

«Los movimientos populares contra la guerra siempre han señalado el camino hacia un mundo en el que los intereses de las grandes potencias y de los poderosos no se impongan sobre la paz», subrayan los firmantes, que denuncian que las guerras «siempre las pagan los pueblos, nunca los que las ordenan, que jamás verán cómo sus hijos o hijas pierden la vida en el campo de batalla».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *