Redacción: El heraldo

Un nuevo intento por establecer las reglas de juego para las plataformas y la movilidad colaborativa sigue su curso en este 2021 por las instancias legislativas con la clara convicción de “llegar a destino”.

Luego de cinco años de iniciativas sin éxito, el 2020 se presentaba como un momento único para la normalización de esta tecnología debido al auge que experimentaron en medio de las regulaciones por la cuarentena nacional en medio de la pandemia por la Covid-19.

De hecho, durante el año pasado se presentaron seis proyectos de ley, de diferentes autores, que fueron archivados, hasta que el pasado 16 de diciembre varios congresistas decidieron unirse y crear una única iniciativa. Así nació el proyecto de ley 003 de 2020 y cuyo destino se decidirá en la nueva legislatura.

“Creo que es un avance muy grande después de cinco años de proyectos sin rumbo. Hoy estamos con una ponencia positiva y mayoritaria. Esto tiene un significado muy valioso”, señaló David Luna, presidente del gremio de las plataformas Alianza In.

“Hay una oportunidad para aprovechar de una vez por todas. Es el momento de una normativa clara como lo han pedido”, agregó Luna.

Cinco claves para entender el proyecto. De acuerdo con Luna, parte esencial del proyecto es la libertad del usuario a elegir, por eso, las primeras claves para entender el proyecto van en esa dirección.

“El consumidor tiene derecho a escoger cómo movilizarse y también la posibilidad de determinar si está de acuerdo o no con una tarifa antes de montarse al viaje”, dijo Luna.

Por otro lado, la seguridad es otro de los aspectos planteados en este proyecto. La iniciativa plantea el registro en el RUNT, la verificación de antecedentes judiciales del conductor y un máximo de antigüedad de diez años por vehículo.

La contribución tarifaria, un tema de discordia entre los que apoyan o no a las plataformas, está contemplado dentro de este proyecto, ya que se crea un fondo para la movilidad y la infraestructura alimentado por el 1% de la totalidad del recaudo de los viajes realizados por cada plataforma.

Un último punto que destaca Luna es que la iniciativa permite “nivelar la cancha” con los taxistas, ya que contempla la eliminación del sistema de cupos y habilita su vehículo para ser compartido y aumentar la competitividad.

Además, se exigirá la licencia B1 para quienes presten el servicio de movilidad compartida.

Un comentario en «¿Tiene futuro la regulación de las plataformas en Colombia?»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.