transición energética

Redacción: Zonacero

El Contralor General de la República, Carlos Hernán Rodríguez Becerra, recomendó al Gobierno que realice una mayor pedagogía en sus pronunciamientos referentes a la transición energética, y aclare si esta se hará de manera gradual y progresiva, sin desconocer la importancia que en la actualidad juega el sector minero energético para la economía y las finanzas públicas.

“Para la CGR no es claro, cómo será la participación y la transformación de los procesos productivos a cargo de la industria que hoy depende del carbón y de los hidrocarburos, por lo que esta entidad hace un llamado en varios frentes, a las instituciones y sectores del país, para ampliar las alternativas frente a esta transformación necesaria, con una política pública integral, eficiente y responsable, para que se haga con la gradualidad requerida”, subrayó.

Consideró el jefe del organismo de control que se deben tomar líneas de acción que permitan el cumplimiento de las metas propuestas y los compromisos adquiridos internacionalmente, logrando la diversificación de los sectores económicos del país hacía la incursión en nuevos modelos de negocio sostenibles, generando un reemplazo que tenga el menor impacto sobre nuestras principales variables macroeconómicas.

Dijo que Colombia tiene una grande dependencia de los recursos generados en el sector hidrocarburos, incluso para financiar la misma transición energética, y un riesgo inminente es que, si no hay más hallazgos ni cambios de tecnología para incrementar la producción de hidrocarburos, ocurra una disminución continua y gradual.  

“Las reservas de hidrocarburos deben ser suficientes para cubrir el proceso de transición energética, de tal manera que no se ponga en riesgo la confiabilidad en el abastecimiento de energía, la soberanía energética y en general la economía del país”, anotó.

Una transición con eficiencia y responsabilidad

Rodríguez Becerra hizo este pronunciamiento al instalar el Foro “Transición Energética: Luces para el Futuro”, un espacio deliberativo convocado por la Contraloría, en el marco de su celebración de cien años de existencia, para iniciar un diálogo abierto sobre el tema, con la participación del alto gobierno, la academia y los gremios del sector.

Insistió el Contralor en que la transición energética debe hacerse de manera eficiente, responsable, confiable y segura, dado que no se puede olvidar que los objetivos de desarrollo sostenible dentro de los cuales Colombia ha asumido compromisos buscan precisamente que se alcance el desarrollo económico de los países con sostenibilidad y esta se predica no solo de los recursos naturales, sino de los recursos económicos que financiarán diversas políticas sociales.  

“La Transición energética debe hacerse de manera justa, segura, confiable y eficiente, por ser uno de los grandes temas que se han venido discutiendo en Colombia a raíz de los anuncios del gobierno y de las propuestas consignadas en las bases del Plan Nacional de Desarrollo 2022–2026”, añadió.

También es evidente que, para Colombia, sin ser un país petrolero en el ámbito mundial, la dinámica de la industria energética reviste una gran importancia y sus movimientos generan un impacto importante en el comportamiento económico y fiscal, recordó luego.

Hizo entonces una precisión:

“En ningún momento se quiere desconocer que la transición energética ya está en marcha y que es un eje fundamental en el crecimiento económico sostenible y que Colombia está avanzando en la generación de energía a partir de fuentes renovables no convencionales. Sin embargo, se deben resaltar también que los lineamientos de política de esta transición incluidos en el Conpes 4075 de 2022, señalan que, para gozar de una matriz energética limpia, los combustibles fósiles tienen aún un rol importante, además de la dependencia de otros sectores económicos de estos energéticos, para ser eficientes y competitivos en sus procesos”.

Para el Contralor Rodríguez Becerra, es evidente que el país enfrenta el reto de conciliar dos objetivos: El primero es dejar de depender de manera significativa de la producción de commodities, que por su naturaleza tienen cotizaciones muy volátiles y sobre las cuales Colombia tiene poca injerencia en los mercados internacionales, además de su limitada capacidad de generar valor agregado en el mediano y largo plazo.

El segundo objetivo está relacionado con el avance del país en el uso de energías más limpias, el cual -recalcó- es pertinente hacerlo de manera gradual y segura para minimizar los efectos adversos sobre variables económicas como, la inversión, el empleo, las finanzas públicas, la competitividad, la inflación, por nombrar las más evidentes; a la par de que se debe garantizar la seguridad energética.  

Conclusiones e intervenciones en el Foro

El Contralor Delegado de Minas y Energía, Germán Castro Ferreira, resumió así las conclusiones del foro sobre transición energética convocado por la CGR:

*La transición energética requiere un largo plazo.

*Hay que precisar sectores. Hay que mirar cuáles aportan y cuáles no. Y cada uno de los sectores es diferente.

*Hay que hacer grandes inversiones y no se puede escapar de eso.

*Cada país tiene su propia transición energética

*Hay que tener mucha claridad sobre quién hace seguimiento y quién verifica el cumplimiento de los indicadores y metas del balance fiscal.

*Toda transición si no se especifica y se aclara qué es realmente, cuándo es, quién la propicia, cómo se paga y qué beneficios tiene, podría ser algo demagógico, que pueda llevar a incumplir indicadores de seguridad energética y de alguna manera va a complicar el tema de si no vamos a convertir en seguidores de adaptación tecnológica y compra de tecnologías que no tenemos.

*Es bueno preguntarse qué esperamos que la transición energética nos deje como industria, como desarrollo.

*El portafolio energético no puede excluir ningún energético.  

*Hay que incluir a los usuarios, que son los grandes consumidores y los que finalmente pagan la transición de las grandes inversiones, y sino también pagan las consecuencias.

*Es definitivo tener claridad en las reglas, para poder invertir y atraer todo tipo de inversión y desarrollo.

Ministra de Minas y Energía, Irene Vélez Torres“La transición energética es una apuesta de Gobierno, no es una apuesta de cartera. Tenemos que intensificar los sectores que tienen que ver con el turismo y la industrialización”.

Lucio Rubio Díaz, Director General Grupo Enel Colombia y Centroamérica: “La transición energética es de largo plazo. Esto no es solo del sector eléctrico. Se requieren inversiones muy importantes y verificaciones para poder cumplir las metas de descarbonización de forma integral”.

Clara Inés Pardo, Profesora – Escuela de Administración Universidad del Rosario, advirtió en su intervención que las tecnologías limpias también tienen riesgos y hay que analizar cómo los va a controlar el país.

“Si bien avanzar hacia cero emisiones netas es muy importante, se debe saber cómo llegar a ese proceso de transición y cómo garantizar que el país no se vuelva más vulnerable, sino que garantice su seguridad energética”, aseguró.

Juan Ricardo Ortega, presidente Grupo Energía Bogotá: “La escasez de la energía en Colombia es un hecho fáctico», advirtió.

“Tenemos un problema estructural gigante. Estamos en la tormenta perfecta”, añadió al comentar las distintas situaciones que afectan el sector. Y consideró que se debe pensar en una solución para cada segmento.

Jairo José Espinoza, Universidad Nacional de Colombia“Los únicos países que pueden acelerar la transición energética tienen que tener tres condiciones: dinero, investigación y capacidad industrial”.

Alejandro Castañeda Cuervo, director ejecutivo de la Asociación de Empresas Generadoras -Andeg“La transición energética debe asegurar un proceso gradual, que incorpore un análisis de beneficio/costo en el marco de la diversificación y la confiabilidad del Sistema Interconectado Nacional”.

Sandra Fonseca, directora ejecutiva de Asoenergía“Desde el punto de vista de la demanda de energía, estamos muy preocupados. Cuando dos gigantes elefantes luchan, el que sufre es el pasto. Y la demanda es el pasto. Cuando se pone a luchar toda una estructura de un sector contra todo un nuevo esquema de gobierno, es el que está en riesgo, es el que va a salir lastimado, es el que se puede destruir”.

Jorge Andrés Carrillo, gerente general EPM“Si no hay medidas en el muy corto plazo que construyan sobre lo construido, y nos quiten la incertidumbre, el deterioro del servicio va a ser notorio en el corto plazo”.

Carlos Andrés Canto Puentes, presidente ejecutivo de Fenalcarbón, abordó el tema de poner sobre la mesa los recursos disponibles para la transición.

“Lo que nosotros tenemos que tratar es de diferenciar el proceso de transición eléctrica, energética e industrial con los demás países. A nosotros nos ponen el ejemplo de Alemania, un país que duró 40 años financiando con 160 mil millones euros el sector carbón, que era cero rentable.  Y una vez iniciaron su proceso de transición, que no ha terminado, han invertido miles de millones de euros”, dijo, para indicar luego que la transformación de los pequeños mineros del interior del país requiere unos recursos y lo mismo sucede para el caso de quienes que utilizan carbón dentro de sus procesos productivos y tendrían que pasar a gas.

Senador Miguel Ángel Barreto, miembro de la Comisión V del Congreso de la República“En el Congreso estamos preocupados por las consultas previas, le cogieron ventaja al crecimiento de la transición energética. Falta regulación en ese tema”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *